Destacado

CARTA DE UNA VENEZOLANA MUY DEFRAUDADA

Desde la reflexión y los sueños. Abismos. Retos necesarios de estrechar.

Cuando la patria duele, el sentimiento profundo se ha ido, y en derredor se percibe que la semilla no logró germinar. Es cuando comprendemos que es necesario emprender la retirada. Mas no definitiva, pues el soldado busca volver a empezar. Siempre habrá quien señale el camino y abra la puerta desde donde continuará su lucha por la Libertad.

Inicié mi lucha por Venezuela una vez asumió el poder un usurpador, 2013. Desde entonces mucha sangre ha corrido, mientras las cadenas y el oprobio nos persiguen, ni que hablar del desprestigio y el acoso cabalgando al usurpo de nuestras cuentas para atracarnos en una búsqueda de información que venden al mejor postor.

Varias veces he intentado irme, la primera cuando mi mentor se fue triste y defraudado. Quedando servidora naufraga, como barco sin timón. Es todo un caballero con quien tuve el honor de compartir; digno hijo de Cervantes, pero con la calidez que nos caracterizó por generaciones a los venezolanos. Nacido en cuna venezolana, fue acuciado por el desprestigio, cual nos tambaleó a los dos, mas no lograron declinar.

No aspiro que comprendan el sentimiento profundo que siento por Venezuela, y el hondo sentimiento de cariño que me unió al maestro.

Como mujer y ciudadana venezolana, puedo expresar que cumplí con todas esas etapas, mas el cariño compartido con el maestro, ese que he perdido; se que nunca más podré alcanzar, mas no dejo de soñar.

Con el caballero aprendí la importancia de una buena la reflexión hacia este mi pueblo; a ello me dediqué durante los últimos cuatro años. Más cuando el señor se fue, quedé sin ánimo de escribir, siendo él quien me animaba. Fue entonces cuando caí en la trampa de una web quien al contrario de dejarme alguna buena lección, fui vilmente acosada desde todo punto de vista hasta donde llega la tecnología; montajes de teatros, galerías, poesías; siempre insertaban pornografía para lo que usaban imágenes de jovencitas mostradas con faltas al decoro. El interés era obtener de mí una información, desacertada por cierto, porque me considero transparente y auténtica por lo cual nada tengo para esconder, soy tal cual como me presento; y así lo he hecho siempre.

Ahora observo que muchos escritores se encuentran atrapados en aquella página, cuyo objetivo no es otro que obtener información para quizá vender a entes interesados. Se presentó como el mayor delfín, más aún; no siendo otra cosa que un gran atraco al pueblo, donde unos caen inocentemente por hacer llegar información a nuestro pueblo; mas sin saber a quien se lo hacen llegar siendo un extra terrenal; quizá a otro externo más interesado. Otros caen por vanidad…«Yo estoy entre los mejores escritores». Mas no toman en cuenta que fue quien suscribe quien los impulsó allí. Y solo los anima la vanidad de ser reconocidos a nivel nacional e internacional. Mil veces intentaron convencerme de un falso desprestigio hacia el caballero; mas vengo luchando desde un abril por intento de acoso moral, emocional, psicológico; noche tras noche escuchando anteponer glorias. Vean señores escritores; si alguno se detiene a reflexionar sobre este escritorio; pues recuerden aquella historieta cómica que luego pasó a la gran pantalla, y más tarde a la pequeña donde el archienemigo de Batman, era uno cual gran delfín, «el pingüino».

Entiendan ustedes, señoras y señores, que por allí anda otro enemigo usurpando identidades con las siglas VR, que no es otro que el traidor, no se trata de Resistencia, cuya identificación siempre ha sido «RAV», ni tampoco de gente digna, porque todas nuestras cuentas fueron jaqueadas. Es el llamado equivocadamente «Socialismo» cuando el mismo les queda grande, al tratarse de “la trampa”. Lo que lastimosamente ha tocado a la dignidad Papal, al Vicario de Cristo, el Representante de Dios en la tierra. Sin embargo, puedo decir que al sucesor de Pedro nada le sucederá, pues su investidura está resguardada por Dios. Su única potestad es Pastoral.

Bien señores y señoras, no habiendo otro punto que tratar, aspirando tengan a bien reflexionar en el sentimiento que debe prevalecer en el corazón de cada buen venezolano:

-Amar a Venezuela, tierra bendita, patria del libertador y de grandes hombres de las luces y elevada moral.

-Rescatar nuestra bella nación, la tierra que merece el mejor esfuerzo de todos dentro y/o fuera de la patria.

-Declarar una nueva Independencia para Venezuela.

-Lograr el Renacer de la República de Venezuela

-Resistir; tal como la verdadera Resistencia Venezolana, como la concibió Andrés Bello cuando expresó: «Caraqueños, una nueva etapa comienza». Es la misma que lideró Mahatma Gandhi, «como una lucha no violenta».

-Finalmente, lo más importante es la Unión; esa que no se ha logrado cristalizar por los culpables de la división.

Al suscribirme, reitero que me mantendré firme, en pié de lucha; mas no desde esta red, cuando hoy sin mi maestro, cargando sobre mis espaldas nueve meses de persecución en medio del lodo, no vale la pena continuar desde aquí. Siempre habrá carpas dispuestas para los soldados, desde donde se pueda levantar la voz y la espada; entre la confianza y la calma.

Tengan todos presentes que ese furor que brota desde lo más profundo de mi corazón lleno de amor por Venezuela, no terminará de derramar nunca.

A mis amigos, el mejor de los recuerdos y mi eterna gratitud al valorarme. Dios los Bendiga. La Santísima Virgen les conceda protección. El Señor esté siempre con ustedes y conmigo.

REGRESARÉ CUANDO EL MAESTRO APAREZCA

Por una Venezuela, libre, digna y soberana.

Quien se suscribe,

Miriam C. Sosa Sequera (mimaword)

Venezuela, Diciembre 07, 2016.

 

ESPERANZA

A través de los sentimientos, lo que se observa en el universo escénico conduce al lector a interpretar las diferencias entre la ficción y lo que pudiese extrapolar a una escena real. Es una invitación a los lectores para sentirnos capaces de ver más allá de lo que todo el mundo ve. Descubrir en el cielo aparentemente calmo de nuestra sociedad, las posibles tormentas que se avecinan. Una obra que mantiene la expectativa para aclarar los hechos y resolverlos, invita a salir de las sombras hacia la luz.

19 DE ABRIL – UN DÍA DE AMOR QUE MARCARÁ LA ESPERANZA DE LIBERTAD

Al salir de la oscuridad, en medio de la incertidumbre, el Pueblo Venezolano encontrará la libertad para reconstruir lo que cada quien desea. Hemos aprendido a valorar Venezuela en su justa dimensión, desde la condición humana, porque hemos acogido de brazos abiertos a cada quien que llega a nuestro país. Desde su potencial riqueza natural, por cuanto nuestra nación es toda hermosura cuando la adornan el espectacular azul de nuestro mar, la blanca arena, la majestuosidad de nuestros páramos, los frondosos arreboles que matizan nuestros atardeceres y la exuberante vegetación de nuestra selva. Cuando además debemos sentirnos orgullosos por los próceres, los grandes hombres que lucharon por nuestra independencia; los grandes valores enlazados alrededor de nuestra historia: Música, poesía, letras, arquitectura, escultura, ingeniería, ciencia, entre otros valiosos caudales de nuestra Venezuela. Como ciudadanos venezolanos ya no podemos permanecer indiferentes frente al esfuerzo mancomunado que muchos hacen, desde su iniciativa por salvar a nuestra nación; ya no hay lugar para la pasividad de un pueblo, ante el esfuerzo de nuestra Juventud Venezolana; ante tan monumental belleza que nos rodea; así como también, el valioso tesoro que encierra nuestro territorio.

La mayor preocupación, además de la destrucción y la cruel represión que condujo a un incontable número de desaparecidos fue la desunión. Es cuando viene a mi memoria un pensamiento de nuestro Libertador: «Mis últimos votos son por la felicidad de la Patria. Si mi muerte contribuye para que cesen los partidos y se consolide la Unión, yo bajaré tranquilo al sepulcro». Simón Bolívar.

Hemos comprendido que la lucha por rescatar Venezuela es de todos y para todos. Al cabo de cierto tiempo, todos los venezolanos lo hemos asimilado. Por ello, nuestra posición como ciudadanos, trabajemos por propiciar mucho más la unión que hoy demostramos. Sólo así lograremos la caída definitiva de un personaje que habiendo causado tan inmensa tribulación al punto de casi precipitar al país hacia el abismo, el Tirano quien solo permanece sujeto desde un débil andamio. Es así como perfilamos adelantando la caída de la cúpula. Sigamos los ejemplos que nos ha dejado la Historia, la de nuestra Venezuela tanto como la Universal. Desde esta concepción, es cuando logro visualizar a mi amada Venezuela cubierta de luz, iluminada por la antorcha de la Libertad, en fraternal unión de todos los Venezolanos y Bendecida por Dios. Es la lección que nos heredó nuestro Libertador. No podemos fallar, cuando desde su glorioso pensamiento brotó el pensamiento de Andrés Bello con nuestro Himno Nacional, el cual nos inspira a comportarnos como el Bravo Pueblo, y nos compromete a darle gloria.

Al recordar los sucesos del 19 de abril de 1810, hacen eco en mi memoria las notas de la otrora «Marsellesa Venezolana» cuya letra original es de Don Andrés Bello. Fue así, como uno de los miembros de la Sociedad Patriótica de Caracas, el médico y poeta, Vicente Salias, improvisó la primera estrofa de nuestro Himno Nacional. Sus acordes obligan al despertar de cada venezolano, a la obligación que debe asumir cada venezolano de emular la historia de Venezuela en la figura de los Héroes de la Patria, los de ayer y los de hoy -Juventud Heroica-, a demostrar que somos y se lo debemos a quienes fueron y continúan siendo el «Bravo Pueblo».

La imagen muestra en medio de los fuegos artificiales impulsados por el ímpetu de hombres y mujeres, así brota el tricolor siete estrellas, desde nuestro corazón pleno de amor por la patria. Es el corazón cimbrado por la esperanza y la fe que hoy emerge fruto de la reconciliación.

Mientras el coloso tirano intenta opacar un pueblo con monstruos que afean la belleza monumental de nuestro territorio, el pueblo venezolano desfila sin cesar por nuestras calles dando muestras de Amor por Venezuela.

Cerca se escucha el grito: ¡LIBERTAD!

BALANCE 2016

Es costumbre particular, hacer un balance personal al término de cada año. Lo positivo, lo negativo queda reflejado en él. Fortalezas y debilidades. Propuestas cumplidas. Metas, logros; en fin; este año sin siquiera hacer un borrador llegué rápidamente a la conclusión.

En medio de las grandes y graves dificultades que se presentaron, puedo expresar apenas al iniciar la escritura, que el 2016 fue el mejor año de mi vida. Libré grandes batallas, junto a grandes hombres. Cual peor como es abanderar los valores y principios enseñados y no declinar ante las ofensas.  Defender la patria fue lo mejor. Nunca me sentí tan bien como ahora. Puedo expresar con certeza que quienes lo intentamos, aun cuando la noche se presenta oscura, y los días se tornan grises; debemos sentir, quienes lo intentamos, la satisfacción de haber luchado por la libertad de la patria.

No hubo necesidad de fusil al hombro, ni siquiera desenvainar la espada. Estuvimos allí con ella, contigo bella tierra, Venezuela. Te defendimos con toda nuestra fuerza, con el valor necesario para afrontar las grandes dificultados.

Lo hicimos por Ti, Venezuela. SOMOS PATRIOTAS, ante Dios, ante ti tierra cálida, ante los hombres y mujeres que no lucharon.

Nosotros lo hicimos, y continuaremos en la eterna lucha hasta lograr La Libertad.

Ante el lamento de la patria herida, Venezuela, te prometo ante Dios, continuaré luchando por ti, mi cálida tierra, hasta el último aliento de mi vida. Espero que me acompañen quienes tengan a bien leer mi balance 2016.

CON EL ORGULLO DE SER UNA PATRIOTA VENEZOLANA.

Venezuela, diciembre 13, 2016.

 

MI REFLEXIÓN DE HOY 10_12_2016 DÍA DE LOS DERECHOS HUMANOS

«Defender los derechos humanos va en interés de todos. El respeto de los derechos humanos promueve el bienestar de las personas, la estabilidad de las sociedades y la armonía de este mundo tan interconectado».

Secretario General de las Naciones Unidas Ban Ki-moon.

Reflexiono, pienso que la frase citada arriba invita a reír para no llorar.

Con orgullo expreso: «Soy venezolana» Sin ánimo de vanidad, exenta de vanagloria porque nadie me conoce. Soy una desconocida quien emprendió su lucha desde cada ventana que logré abrir, desde hace ya muchos años.

Por lo tanto, puedo expresar con toda certeza y sin ánimo de ofender a nadie ‘Aquí no hay quien se enfrente de verdad, a excepción de la incansable y oprimida Juventud Venezolana; y las mujeres: ellas se han atrevido a todo ‘por el bien de la patria, Venezuela’.

No aspiro que persona alguna conozca mi lucha; nadie sabe qué sucede a mí alrededor. He aproximado posibilidades, aun cuando solo soy una ciudadana común; desconozco la política, por lo tanto, no puedo ser de ningún partido, solo repito y repito: Soy una soldado patriota venezolana..

Sin embargo, puedo expresar mi opinión muy particular: ‘Aquí solo existe un deseo inescrupuloso de acabar con la vida humana para hacerse con nuestra tierra prodigio, chiquita de tamaño pero grande en sentimiento. Ese sentimiento que pretenden acabar, desvirtuar, destruir, masacrar, asesinar como lo han hecho con Tumereno, Estado Bolívar cientos de veces atacada, asesinaron a los trabajadores, acallaron a los familiares; cuerpos descuartizados, decapitados, incinerados o depositados en fosas comunes las cuales aparecieron cuando los escenarios naturales lavaron la huella de la mano asesina dejando al descubierto cadáveres de gente inocente, solo por el hecho de pretender robar nuestro oro. Así lo hicieron con paria, tesoro natural de nuestra tierra en el estado Sucre, aguas que una vez fueron turismo y hoy se tornaron en muerte, silencio; donde solo se escucha en medio de la oscuridad de la noche, el silbido de los proyectiles asesinos. La última masacre, para no entrar en detalle en el resto, ocurrió en Barlovento, Municipio Brión, Sector Aragüita, playas de Higuerote. En fin, todos nuestros  plácidos centros turísticos que una vez fueron orgullo nacional y época democrática; hoy no son más que un hervidero de asesinos. Sin contar las masacres en los centros penitenciarios venezolanos, donde no sabemos cómo están nuestros muchachos, nuestros Héroes Universitarios. Son miles de miles. Mas son millones de asesinatos, hogares huérfanos.

Entonces, señor Ban Ki-moon; cómo se le ocurre a usted hacer llegar tal mensaje cuando los Organismos Internacionales, y la gente de altos cargos como el ocupado por usted; se han quedado de brazos cruzados y no han organizado acciones efectivas de protección verdaderamente conducida y organizada hacia los Derechos Humanos en Venezuela.

Aun siendo una ciudadana común, continuaré perseverando desde cualquier ventana para llevar mi mensaje de lucha, de libertad, de paz; aspecto este que no hacen, ni pretenden llevar a cabo ustedes.

Aspiro sí, que a esta lucha de una soldado raso, se unan otros, me lean, no intenten burlarse ni pretenden acosarme; puesto que de todo ello estoy curada.

Hoy señor Ki-moon me río de sus hipócritas pretensiones. Nosotros venezolanos, al menos es mi aspiración que algún venezolano lea esto, y conmovido su corazón, demuestre que está dispuesta a unirse a esta lucha por

LA LIBERTAD DE VENEZUELA

LA RECONQUISTA DE SU INDEPENDENCIA

LA REFUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA DE VENEZUELA.

RESCATAR NUESTROS DERECHOS HUMANOS

Hoy, no existe nuestro día venezolano por el aniversario de Nuestro Derechos Humanos; porque adolecemos de ese privilegio. Tenemos el deber de reconquistar nuestros derechos, sólo así lograr celebrar.  Mueve el corazón la patria, esa que llevamos todos los venezolanos cálidos que una vez fuimos, cuando nuestro espíritu clama que es nuestra obligación:

Luchar por rescatar nuestra bendita y hermosa tierra,

VENEZUELA

Soy Mariana.

ESPERANZA

 

Expresión de Amor.

Cuando toda sensación de miedo ha sido superada.

 Al país que me ha dado todo, Venezuela

 Hoy, cuando todo es tan difícil como oscuro; hacer llegar un mensaje de amor, cuyo contenido intrínseco representa el grito anhelado de todo ser humano, mujer u hombre; la expresión es: PAZ.

Mucho se ha dificultado llegar hasta aquí. Aspiro ir más allá. Cuando mi mensaje circule por todo mi territorio, a cada persona en tierra venezolana, a cada ciudadano quien se ha visto obligado a emigrar, a cada joven cuyas cadenas no le permiten expresar y desarrollar su pensamiento. A la gigantesca fuga de valores, quienes hubiesen podido contribuir con el fomento del desarrollo de nuestra nación. Mi aspiración es hacer llegar un grito ante el mundo: ¡Paz, cuánto te necesito!

Como mujer y ciudadana venezolana, he salvado obstáculos. Unos intentaron el desprestigio golpeando con la duda la condición de mujer digna, integra y de respeto; actuación firme que mantenemos tal como me enseñaron quienes con amor, precedieron mi vida. Otros, entorpecieron la difusión de mis escritos; hubo quien lo destruyó; otros intentaron ocultarlos o hacerlos propios, no lo sé. Más atrás, cuando me inicié con la oración, se infiltraron; intentaron desprestigiar a aquellos por quienes se elevaron mis oraciones. Intentaron difamar, destruir a aquella juventud valiente, por causa del solo intento de hacer llegar a muchos, la conversación espiritual. Entre lo oculto hubo hasta intento de extorsión. Por último, fuimos víctima de acosos; de lo último no quedan dudas; quizá la prueba más difícil, de la cual sacamos fuerzas para salir ilesas. Como todo en nuestra Venezuela, una cortina de humo, un alambrado de púas. Un oculto tras bastidores. Un detrás del telón.

Siendo ciudadanos comunes. Desde una visión muy particular, mucho pienso en quienes poseen liderazgo. Aún desconociendo todo lo que se teje con la fina madeja de hijo, aferrada a una afición, es un intento por hacer llegar reflexión, para elevar el mensaje: actuar todos dignamente, y no detenernos ante nada, ni nadie.

Con la fe está puesta en el Ser Creador de cielos y tierras, aún sintiendo que si no lo hago, por supuesto, el Padre, tampoco podrá ayudar. Por algo nos creó libres. Es esa libertad lo que nos impulsa a continuar, a no desmayar, a perseverar.

«Dios nos arranca de nuestras inseguridades, ignorancias e injusticias; no evadiéndolas sino afrontándolas y superándolas…Es el Dios de los adultos. Aquél mismo que, después de crear al hombre, no lo retiene como niño en los brazos maternales para librarlo de los riesgos de la vida, sino que rápidamente corta el cordón umbilical. Es cuando exclama: Ahora sed adultos, empujad el universo hacia adelante y sed señores de la tierra. El verdadero Dios es libertador, para hacer grandes, maduros y libres a los hombres y a los pueblos.»

A través del mensaje del P. Larrañaga, Dios nos impulsa a ser libres. La lección comienza por la entrega: SALVAR VENEZUELA.

Venezuela es un país poseedor de todo, y así mismo lo ha perdido todo. Ello me inspira en la lucha, porque tanto agradezco a Dios, como a mi tierra cálida, de la cual fui engendrada sobre la base del amor.

Por el amor estoy persistiendo dando fuertes golpes sobre el teclado, es un intento por insistir. Un llamado para consolidar la paz. Para ello debemos atravesar otras fronteras, la armonía, la fraternidad, la unión, la libertad. Aceptar la diversidad de opiniones comenzando por el respeto.

Al término de este párrafo, siento un irrefrenable deseo por agradecer. Grandes hombres tornaron oscuridad en luz:

El Señor de la Escritura. De sus teclas son incalculables sus escritos y poesías. Cariño de mis raíces, profesional valioso, cronista reconocido, patriótico de grandes obras  y de incalculables méritos reconocidos por el mundo. Amigo y orientador, herencia paterna, hermano de quien me cuida. Tesoro nacional incalculable hasta nuestros días. Eterno reconocimiento, Señor de la Escritura.

El Señor de La Historia, quien se llama a sí mismo, el Quijote de la Pluma; cuando férreo en su lucha, cambió su lanza para narrar nuestra historia. El amigo que me escucha, quien me habla; hoy con quien además compartimos nuestra lucha por país. Su narrativa es muy limpia, sus ideales muy claros; así como sus conocimientos. Amistosa gratitud, Señor de La Historia.

La Dama de la Informática y Tecnología, quien con su gentil espontaneidad, confió en mi escritura, y supo ganarnos para conformar un grupo sólido. Señora amable y gentil, quien con su extraordinario profesionalismo, alegra nuestro esfuerzo al observar plasmada la inquietud en la imagen seleccionada. Trabajo y dedicación. Expresivo agradecimiento, Señora de la Informática.

El Caballero, alguien en quien siempre pude confiar y quien siempre me dio su aliento y su mensaje aleccionador. El Maestro quien siempre estuvo conmigo desde una ilusoria realidad, a quien vivo aferrada aún con los desfaces del tiempo y la distancia; son innumerables compromisos, y mis grandes dificultades. Sus interpretaciones representan calma y comprensión. Con gratitud y el reconocimiento al Señor del Pentagrama.

Señor de Las Alturas, ante Ti agradecida por la Bendición que me otorgaste. Fue un verdadero privilegio, el cual desde mi convicción, sé que vino de Ti, el Divino auxilio que me diste al compartir honores con tan nobles, dignos y destacados señores. Gloria a Ti, Padre, por el ejemplo que a través  de ellos me enviaste, e intentaré imitar.

«Oh Amor, del cual  yo nací »

Bergson

 

Dios consuela a los débiles, comunicándonos añoranza, pesar, celo; hasta colmarnos con alegrías. Son razones que dan aliento, esperanza; y mantienen nuestra fe inquebrantable, convencidos en que sí lo lograremos.

Calumnias e intrigas quedaron perdidas entre tiempo y distancia.

El presente sobrevive de ilusiones, entre los sueños y las esperanzas. A ello se suma el esfuerzo de todo buen venezolano.

Lo Logramos Venezuela, cuando todos acudimos como Pueblo Unido, el Mundo entero nos aclamó. Recuperamos el Respeto y la atención Internacional. Lo siguiente marcará nuestra Libertad:

¡Salvar la patria de Bolívar -Venezuela- para nosotros, los venezolanos!

El fragmento citado representa el último capítulo de mi recopilación: ESPERANZA.

DESDE LA FRATERNIDAD HACIA LA UNIÓN

Como venezolanos, nos toca asumir, con responsabilidad absoluta, el sabernos comportar para reconducir, entre todos, como hermanos que somos, porque fue ésta la tierra que nos vio nacer.

Desde el momento preciso en el cual, nos sintamos dispuestos a asumir el reto que nos corresponde en adelante en nuestra Venezuela, para su tan necesaria re-fundación; recordemos que tenemos hombres de nuestra historia dignos de emular. Desde las letras al Maestro Don Andrés Bello, a Don Rómulo Gallegos, al Abogado, Escritor y poeta, Andrés Eloy Blanco, al Dr. Arturo Uslar Pietri, entre muchos otros.

Desde la moral y las luces, nuestro Libertador Simón Bolívar fue el primero que sembró tan reflexiva frase. El Gran Mariscal de Ayacucho, Antonio José de Sucre y Alcalá, fue un modelo de virtudes, de bondad, de grandeza moral, de elevación ética; conjunto de virtudes cívicas y sociales: patriota excelso, quien redactó el Tratado de Regularización de la Guerra; el cual Bolívar consideró como el « más bello monumento de la piedad aplicada a la guerra ». Sucre, fue ejemplo de moral y luces, cuando se preparó desde muy joven con mucha seriedad en el cumplimiento del deber que le había exigido nuestro Libertador; logrando el título de Comandante del Cuerpo de Ingenieros, con apenas 16 años de edad.

El Mundo nos rodea de luces con La Real Academia Española; a través de la Obra del «Príncipe de los Ingenios», Don Miguel de Cervantes; siendo una de las principales obras de la Literatura Universal, «Don Quijote De la Mancha» cuya obra es solo superada por la Biblia; Libro de elevado contenido desde el lenguaje de las profecías; las Leyes, como el Levítico; el género poético, como los Salmos; las palabras sublimes de las Cartas de San Pablo, El Libro de la Sabiduría del Antiguo Testamento; así como lo es, El Nuevo testamento.

Lo descrito nos debe conducir a reflexionar que mucho nos tenemos que esforzar como venezolanos, para realzar a nuestra Patria; y elevarla hasta los valores tan altos como lo descrito, digno de emular.

Esta reflexión, nos debe mover a todos hacia retomar nuestros valores, que están allí, dentro de nuestro espíritu, desde que fuimos engendrados por nuestra Madre Patria. Ello nos conduce a retomar nuestro lenguaje de manera digna y edificante, comportarnos fraternalmente hermanados, para sentir unidos que Venezuela palpita desde un solo corazón; El De La Patria que clama por ese sentimiento sublime, el del Amor; el que solo se logra con Unión. Fraternidad entre los buenos y nobles de corazón, cuando es la Patria quien llama cuando necesita del abrazo cálido, el que siempre le habíamos brindado como buenos venezolanos.

Es este el principio que nos conduce hacia una verdadera y auténtica oposición; la de los valores fundamentales, que se elevan ante cualquier signo indigno; cual opresión, hambre, injusticia, muerte. Esa oposición distinta, sustentada en la honestidad, el rigor, el compromiso y la responsabilidad; es lo que nos puede impulsar a mantener la esperanza en una Nueva Venezuela, totalmente distinta a lo que dolorosamente, nos ha tocado vivir y palpar.

Desde la visión aportada, debemos comprender y asumir; que se hace necesario una Transición de las Buenas. Es decir, compromiso serio de Ciudadanos Honorables quienes dirigirán el país hacia una Patria distinta orientado por la luz de su propia estrella. Quedando implícito en estas palabras, que el compromiso no solo es de los Señores Notables, sino más bien, de Todo el Pueblo Venezolano; quienes debemos asumir con la exigencia de nosotros mismos, para transformar la patria humillada en una Venezuela Triunfante y Pujante. Lo que solo se lograría con un Pueblo Unido, Responsable y Aguerrido; dejando que sean Tan Honorables Hombres y Mujeres de Venezuela, quienes con sus conocimientos y valores, nos sabrán orientar hacia la Nueva Venezuela.

Es nuestro deber, entender que sólo unidos como Pueblo Venezolano; asumiendo y aceptando la necesidad de una Transición que  nos conduzca de manera honrosa para que la Nación vuelva a renacer, mejor que la que hemos tenido hasta ahora, hasta hacer de ella una Potencia, como lo ha debido ser desde mucho tiempo atrás.

Finalmente, hermanos venezolanos; amigos y compañeros; desde este mi humilde nivel, como simple ciudadana, elevo mi clamor para infundir en cada uno de Ustedes, El Amor, La Fraternidad y La Unión; en un esfuerzo tanto individual, de cada uno de nosotros; como colectivo; elevando una sola y única voz de hermandad.

«Por un País Libre, Digno y Soberano»

Termino mis ideas, para dejar en sus manos una frase de un sabio Sacerdote Católico, que nos servirá de reflexión para todos, e impulsarnos en esta lucha entre el bien y el mal. Unidos y aceptando la necesaria Transición, que nos dará el brillo que necesitamos recuperar ante el Mundo y entre cada uno de nosotros, la perdida dignidad.

« Lo bueno de la crisis venezolana es que le está enseñando al Mundo entero, el grave peligro de las ideologías del mal. » @CristoRSC

Miriam C. Sosa Sequera

Miriam Se Expresa (@mima_soy)

Venezuela, 02-05-2016.